Ría do Barqueiro

Al pie del Cabo de Estaca de Bares, descansa la Ría do Barqueiro. En uno de los acantilados que habitan entre ambos puntos, se encuentran los molinos de agua. Los antepasados construyeron allí un sistema para mejorar el aprovechamiento del agua que caía por la pendiente hasta el mar: molinos de planta rectangular y dos alturas, en la planta inferior se sitúa el rodicio y en la superior la muela que giraba para moler el grano.

En este enmarco incomparable se emplazan también las ruinas de una base norteamericana abandonada y una estación ornitológica para la observación de las miles de aves migratorias que pasan cada año por allí.

Adentrándonos en la Ría do Barqueiro, se refugia la villa marinera que le da nombre a su ría, trepando por las laderas de la montaña y formando un conjunto extraordinario. La villa de O Barqueiro es una de las estampas más bellas del litoral cantábrico. Sus gentes ponen la nota de color y calor humano.